#
votaaotros | archivo

20N

Esta etiqueta está asociada a 7 entradas

#dondedijedigo

La clase gobernante de este país nos tiene acostumbrados a las mentiras y medias verdades, especialmente en campaña electoral. Pero en pocas ocasiones hemos podido ver tan claramente las dos caras de un gobernante político como en los pocos meses que llevamos de gobierno del Partido Popular.

Eslogan del PP para el 20N: Súmate al cambio

Tal vez la gran diferencia con los más de treinta años de (pseudo)democracia que lleva nuestro país es que las redes sociales ahora nos permiten tener una idexación casi inmediata de toda la hemeroteca de los últimos años, incluyendo artículos de prensa y vídeos así como datos específicos de la administración pública que no hacen más que desdecir a los gobernantes que un día dicen una cosa, y al día siguiente hacen lo contrario. Ya estábamos acostumbrados a esto en el anterior gobierno del PSOE, y a los que el 20N hicimos nuestro el lema de #votaaotros (“No les votes, pero vota”), no nos engañaron. No obstante, millones de españoles sí votaron al PP pensando que el incipiente (y ahora real) gobierno de Mariano Rajoy sería el cambio que España necesitaba. Al fin y al cabo, ese era el eslógan electoral del PP, ¿no? “Súmate al cambio“. Pues vamos a ver cómo ha cambiado el PP en estos cuatro meses desde que se constituyeron las Cortes.

No más IVA

El domingo 18 de abril de 2010 el Partido Popular empezaba una campaña en Leganés, Madrid, en contra de la decisión del gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero de subir el tipo de IVA del 16% al 18% en julio de ese mismo año. Las estrellas en el cartel eran Mariano Rajoy y Esperanza Aguirre. La idea era recoger firmas en contra de la subida del IVA.

El lunes 7 de noviembre de 2011, Mariano Rajoy Brey en el debate electoral contra Rubalcaba dijo a las 23:33 de la noche: “Usted subió el IVA, congeló las pensiones… y no lo llevaba en su programa. No soy como usted. Lo que no llevo no lo hago“.

El viernes 27 de abril de 2012, dos años después de recoger firmas para parar la subida del IVA del PSOE, tras el consejo de ministros, Luis de Guindos, el ministro de economía, anuncia que en 2013 el gobierno elevará la imposición indirecta. En Hacienda reconocen que el único impuesto que puede conseguir recaudar 8.000 millones de euros adicionales, es el IVA, al 20%. #dondedijedigo

Víctímas del terrorismo

En su programa electoral, presentado el 1 de noviembre de 2011, el Partido Popular se dirigió especialmente a un núcleo importante de sus votantes: las víctimas del terrorismo. A ellas les prometió un final de ETA “sin impunidad”, aplicar hasta el extremo la ley de partidos y no negociar en absoluto con la banda terrorista.

No resulta aceptable pagar ningún precio político por matar, tampoco puede asumirse que obtengan réditos por dejar de hacerlo”, declaran. En este sentido, afirman que no aceptarán “vincular ningún cambio jurídico-político con la estrategia de una banda terrorista”.

El 27 de abril de 2012, el nuevo ministro del interior, Jorge Fernández, se ha visto obligado a defender su decisión de aplicar el nuevo programa de reinserción para presos por terrorismo a las asociaciones de víctimas del terrorismo en persona, a las que no convenció. #dondedijedigo

Empleo y paro

En 2010, la oposición del Partido Popular fue tremendamente crítica con la que, hasta las elecciones del 20N, era la última reforma laboral. El PSOE introdujo en esa reforma algunas medidas que reducían el coste del despido, como reducir la indemnización por despido de 45 a 33 días por año trabajado e introducir el despido objetivo por pérdidas. Además la norma se introdujo sin acuerdo de patronal y sindicatos, a golpe de decreto.

Mucho daño ha hecho ya a la imagen del PP el vídeo de la actual vicepresidenta, Soraya Sáenz de Santamaría, criticando esta reforma en el Congreso de los Diputados… pero no está de más verlo de nuevo.

Esa misma Soraya Sáenz de Santamaría, hoy vicepresidenta del gobierno, tuvo que vérselas con una reforma laboral, impuesta de nuevo por decreto ley, que estandariza las medidas que en el anterior decreto ley eran extraordinarias y para casos concretos (sí, el mismo decreto del PSOE que criticaba) y facilitaba todavía más el despido, recibiendo durísimas críticas de los agentes sociales, empezando por la huelga general del 29 de marzo. Los efectos de la reforma laboral se han podido ya ver en parte en los pocos meses de ejecución. Basta con ver las dramáticas cifras de la última Encuesta de Población Activa#dondedijedigo

Presupuestos generales

Cuando se presentaron los Presupuestos Generales del Estado de 2010 (para 2011), los últimos que presentó el gobierno de Zapatero, el Partido Popular fue muy crítico con dos cosas:

Por un lado criticaron gravemente los recortes antisociales que planteaban esos presupuestos, como registró Francisco Utrera cuando presentó la enmienda a la totalidad de los PGE:

En este punto, Utrera ha hecho referencia a una reducción en la dotación a la dependencia del 5,2%, otra bajada del 11,9% en la red básica de servicios sociales, una disminución del 28,3% en los programas y servicios de apoyo a las familias, o un recorte hasta del 43% en el Plan de Acción para Discapacidad

www.pp.es, noviembre de 2010

Por otro lado, una vez presentadas las enmiendas, el Partido Popular criticó duramente el veto a las enmiendas que se presentaron por los diferentes grupos políticos a esos PGE.

El 25 de abril de 2012, el Partido Popular tumbó, con su aplastante mayoría absoluta, nada menos que diez enmiendas a la totalidad de sus PGE para 2012 de los diferentes grupos parlamentarios. En cuanto al tema de los recortes sociales… sería interesante saber qué habría dicho el mismo Francisco Utrera si, estando en la oposición y no en el gobierno, se hubiese encontrado con unos presupuestos que…

  • recortan un 21,9% el presupuesto de Educación, con un 11% menos en becas…
  • recortan un 15,7% el presupuesto para Políticas Sociales, incluyendo un 13,7% menos a la partida de Dependencia y un 21,3% a la de Violencia de Género…
  • recortan un 6,8% el presupuesto de Sanidad…
  • recortan un 65,4% el presupuesto a Ayuda al Desarrollo…
  • y sin embargo aumenta un 9,7% el presupuesto a transferir a las Comunidades Autónomas, que es el lugar donde se ubica el mayor grueso de deuda y donde el estado no puede controlar los recortes.

#dondedijedigo

El caso es que los que votaron al PP el 20N pensando que aquél lema “Súmate al cambio” era una promesa firme, hoy están desengañados. Pero desengañados del todo. Todavía tienen fresco en la memoria cómo el PSOE hacía todo lo contrario de aquello para lo que se les había elegido, y tienen aún más fresco en la memoria el programa electoral del PP y lo que decían los Populares en su campaña… y ahora se ven con más paro, recesión, menos sanidad, menos educación y menos control sobre la deuda.

Lo peor es que la culpa, es nuestra… a menos que… #votaaotros

Anuncios

Lo que descubrimos el 20N

Un ciudadano, un voto

Hay que agradecer a los que lideraron la transición su gran trabajo, pero los padres de la Constitución y la democracia, nuestros padres y abuelos, establecieron un sistema que, si bien era mejor que el que había entonces, hoy, 33 años después, ha demostrado tener fallos de bulto conforme se ha ido desarrollando el juego democrático.

El 20N descubrimos que con solo 500.000 votos más que en la legislatura pasada, el partido que entonces quedó en la oposición ahora puede gobernar con una amplísima mayoría absoluta.

Y no solo eso, sino que ahora, en las cortes, 10,5 millones de votantes gobernarán con esa misma mayoría absoluta sobre más de 12 millones de votantes que votaron al resto de fuerzas políticas de la cámara.

No es que esto tumbe al bipartidismo, PP y PSOE siguen siendo las fuerzas más votadas, pero es de justicia que en democracia la representatividad del pueblo prime sobre la gobernabilidad. Cuando algo falla hay que cambiarlo. Hay que reformar nuestra democracia.

Un ciudadano, un voto.

El referéndum Griego

Banderas griega y europea en Atenas

Los mercados europeos (y mundiales) han sufrido un nuevo varapalo tras el anuncio del Primer Ministro griego de que antes de aceptar la ayuda de la Unión Europea, consultará en referéndum al pueblo griego si está dispuesto a aceptar las medidas impuestas por los socios europeos. Es harto sabido que la incertidumbre es el peor aliado de los mercados, por eso prácticamente todas las bolsas europeas sufrieron ayer un enorme revés tras el anuncio de que la decisión griega se aplaza y que depende de lo que salga en la consulta popular.

Todos los dirigentes europeos sin excepción están en contra de la medida. Como explicaron Rubalcaba y Rajoy, los líderes españoles de los partidos mayoritarios (hasta ahora), un referéndum significa que la respuesta a la deuda griega se retrasa, y retrasar las acciones en una situación como la actual podría resultar desastroso.

Es curioso que tanto Rajoy como Zapatero, el predecesor de Rubalcaba, no opusieron resistencia cuando en tiempos de bonanza económica se planteó como de máxima urgencia el referéndum en España sobre la ahora malograda Constitución Europea. Cuando en España se nos presentó esta pregunta: “¿Aprueba usted el Tratado por el que se establece una Constitución para Europa?” hubo una abstención de más del 57%, y sin embargo la dimos por aprobadísima con un 76% de síes. Al menos para esto nos dejaron decidir como pueblo soberano, no como cuando nos colaron hace unas semanas la reforma de la Constitución Española sin referéndum ni nada.

Y es que parece que los partidos tradicionales europeos se están poniendo a favor de los billetes y en contra del pueblo. En España estamos hartos de casos de corrupción (billetes) y de que los mercados (billetes) dicten normas económicas (billetes) y reformas constitucionales sobre la economía (billetes) mientras que el pueblo queda una y otra vez suprimido por aquellos a los que dimos el poder. Cuando alguien asoma y dice que devolverá el poder de decidir al pueblo, como ha pasado en Grecia, todos se echan a temblar. ¿Será que les duele? ¿Será que tienen miedo?

En nuestro grupo de facebook preguntamos hace 24 horas a la comunidad: “¿Qué te parece que el gobierno griego consulte a la ciudadanía en referéndum sobre el plan de rescate a Grecia?” y hay un aplastante resultado. La gran mayoría ha votado: “Me parece muy bien”. Uno de los mejores comentarios a favor lo dejaba Ángeles Santana Dorado:

Pues me parece estupendo… ya que si nos tenemos que hipotecar para toda la vida que por lo menos nos pregunten si lo queremos.

Tiene sus pros y sus contras porque van a tener una moneda muy débil si salen del euro, pero ahora lo que están haciendo es esclavizarlos y dejarlos en una posición de sí buana para toda la vida.

Y con respecto a que haya cambiado a los militares (o algo así que he oído) [también] lo ha hecho bien porque como va a morder una mano esa mano les va a querer meter en una guerra.

Señores, pregúntense quien es el FMI, el BCE y demás para saber lo que está pasando… Ahora, los españoles a verlas… Porque por una parte Grecia afectará a Alemania y con ello a la U.E. (debilidad para Europa) y por otra parte si existe un nuevo rescate a Grecia sin garantías España [también] estará débil porque no se le podrá inyectar dinero a los bancos.

Si es que cuando se hacen las cosas mal… Han inyectado dinero a bancos sin mirar cuánto, cómo y dónde o en qué se lo van a gastar… Y con eso han perjudicado a todos… tan sólo por no dejar quebrar a algunos…

Ángeles Santana Dorado

La cuestión realmente es, ¿por qué tanto miedo a que el pueblo exprese su opinión? ¿Por qué todos los gobernantes europeos se han puesto en contra del referéndum? ¿Por qué los mercados han respondido de manera inmediata con números rojos? Pues por una sencilla razón: no pueden controlar el resultado. He aquí el gran tocado que tienen los actuales gobernantes económicos de nuestra sociedad: no pueden controlar el voto.

Por supuesto, unas elecciones generales no son lo mismo que un plebiscito. Un referéndum se convoca en un momento puntual para tomar una decisión concreta, que generalmente se define mediante una respuesta monosilábica de “Sí” o “No”. En unas elecciones generales se elige a los componentes del máximo órgano legislativo (y representativo) del pueblo soberano, que serán los que decidan durante los próximos cuatro años según se presenten las circunstancias… Pero el principio básico es el mismo: siguen sin poder controlar el voto.

Cuando se convocan elecciones, sea para elegir al gobierno o para decidir en referéndum las urnas empiezan igual de vacías para todos y somos los ciudadanos los que nos encargamos de llenarlas. Lo que decidamos como ciudadanos nadie más que nosotros puede controlarlo, y eso es lo que más temen los mercados y nuestra clase gobernante, dominada por los billetes. Tal vez no se trate de un referéndum, pero el 20N tenemos la oportunidad de dar un varapalo como ciudadanos al sistema si utilizamos bien aquello que más temen los gobernantes y los mercados: el voto.

El próximo 20N, vota a otros.

¿Pensando en votar nulo? Piensa otra vez

Escaños en Blanco (EEB) - Movimiento Ciudadano por el Voto Blanco Computable (MCxVBC)
Desde votaaotros.com te recordamos que, aunque el voto nulo permite segregar la abstención activa de la pasiva, a todos los efectos ambas opciones son igual de inútiles a la hora de producir cambios efectivos, dado que, aunque los votos nulos sí se contabilizan, no se hacen efectivos dentro del cupo de votos válidos ya que nuestra ley electoral no concibe el voto blanco computable ni las abstenciones activas como opciones válidas.

Por favor, utiliza el voto nulo como última instancia, y siempre después de haber evaluado todas las alternativas al bipartidismo, en consonancia con la Operación 20 de Noviembre de la que hablamos en el blog hace unos días. Entre esas alternativas está la formación Escaños en Blanco, que se presentan a favor del voto en blanco computable en 23 provincias españolas el 20 de Noviembre.

Recuerden, recuerden, el 20 de noviembre…

Como todos sabéis apoyamos al 15M y las iniciativas contra el bipartidismo y en castigo a PP, PSOE, CiU y PNV por su protagonismo en la etapa totalitaria en la que nos introducen; etapa en la que los mercados son el nuevo dictador.

Por eso, antes de explicarte el plan, te pedimos que te informes sobre los partidos minoritarios y elijas una alternativa al bipartidismo que nos amenaza. Vota a cualquier partido que no beneficie la partitocracia, o vota nulo si no te sientes representado. Pero vota.

¿Por qué tanta insistencia en la participación?

¿Por qué vemos cómo las elecciones municipales fueron publicitadas mediáticamente como una victoria por mayoría histórica del Partido Popular, pese a haber conseguido esto con solo un 24% aproximado del total de votos posibles? ¿Cómo puede suceder tal cosa?

Simple, la abstención y el voto en blanco van camino de aglutinar a más del 35% de los votantes. Es decir, una población del tamaño aproximado de Grecia no participa. Algunos no le dan importancia o no se sienten representados. Otros sencillamente reniegan del sistema y muchos simplemente creen que así no le hacen el juego a los partidos políticos.

Si bien es cierto que una abstención aplastante invalidaría las elecciones hablamos de un escenario imposible debido a los votantes zombies, que otorgan su voto a los partidos mayoritarios, por deplorable que sea su deriva. Aún hoy, la desinformación y poca claridad respecto al sistema electoral resulta evidente. Un tema tristemente plagado de mitos, ruido y desinformación que, en definitiva, solo benefician al poder.

Así que sigamos al conejo blanco y veamos…

Cómo funciona la realidad del sistema a la hora de votar

Existe el voto válido, el voto en blanco y el voto nulo, así como la abstención o, lo que es lo mismo, no votar pudiendo hacerlo.

  • Si votas correctamente a cualquier partido estás emitiendo un voto válido.
  • Si votas en blanco, tu voto es añadido al total de votos válidos, y solo consigue obstaculizar a los partidos pequeños aumentando el margen de votos que necesitan conseguir para obtener representantes.
  • Si votas nulo, con una papeleta no válida, rechazas todas las opciones existentes y te muestras como no representado legalmente, ya que tu voto será contabilizado, pero no será obstáculo para los partidos pequeños, como el voto en blanco.
  • Si te abstienes, por la razón que sea, serás parte de un porcentaje que no puede, no desea participar o rechaza el sistema, pero que posteriormente es despachado por el poder como un dato simplemente anecdótico.

Por eso, en el terreno de los hechos consumados, la abstención y el voto en blanco benefician claramente a PP y PSOE, la abstención incluso fomentando un vacío social que no participa en las urnas y que el bipartidismo aprovecha para legitimarse. Un vacío presentado por los medios y el poder como un porcentaje anecdótico o, en todo caso, fruto de la dejadez ciudadana.

Pero Anonymous sabe que eso no es cierto y conoce perfectamente el hartazgo de la gente. Por eso queremos ir más allá de estas situaciones y os proponemos un plan: literalmente…

Hackear las elecciones

Este será el método para hacerlo.

  1. Descarta a PP, PSOE, CiU y PNV.
  2. Busca a un partido minoritario de tu agrado y dale tu voto, o simplemente vota nulo si no te sientes representado por nadie.Pero sobre todo…
  3. No dejes de ir a votar, ni votes en blanco.

Gracias a la “Operación 20 de Noviembre“, los medios y las gentes sabrán que el voto a los partidos pequeños y el voto nulo expresan un rechazo en conjunto a la situación actual.

Dado que el voto a los partidos minoritarios crecerá todavía más gracias a iniciativas como #nolesvotes o #votaaotros, si el voto nulo aumentase lo suficiente podríamos mostrar a todo el mundo que hay más gente demandando cambios reales que gente que vote a PP o PSOE.

Es una forma legal de saltarse el cortafuegos de nuestra desastrosa ley electoral. Puede que el único modo de abrir un debate real sobre las reformas que pide el pueblo para nuestro país, y que los políticos han ignorado hasta la saciedad, mientras entregan nuestra soberanía económica al mejor postor.

Los poderosos piensan que nos cansaremos y no votaremos, o que, por miedo, lo haremos en masa a favor de quienes les benefician. No cuentan con que demos nuestro voto a partidos minoritarios que defiendan cambios reales, o con que anulemos nuestro voto si no nos sentimos representados por nadie.

Ahora ya conoces el plan, y solo queda que lo propagues por las redes sociales y se lo expliques a toda la gente que puedas, así como que termines de informarte y obtener datos objetivos en el comunicado de la operación.

Anonymous, #OP20N

¿Abstenerse? No, gracias

Toma la urna, #votaaotrosUna de las razones por las que los que utilizábamos #nolesvotes empezamos a utilizar #votaaotros es porque el primer lema parecía incitar a la abstención. Una vez este movimiento, junto con otros muchos movimientos ciudadanos se unieron en lo que hoy se conoce como el 15M y la prensa empezó a hacerse eco de las ideas ciudadanas, la mayoría de los periodistas asumieron que “No les votes” era igual a “Abstente”, pero de ninguna manera es así.

Desde el mismo principio, en el portal de nolesvotes siempre ha aparecido la frase:

No te pedimos el voto para ningún partido concreto, ni que votes en blanco, ni que te abstengas, sino que te informes para comprobar que existen alternativas.

En nolesvotes y votaaotros siempre hemos tenido muy claro que abstenerse no sirve de nada. En el mismo portal se puede leer:

Al igual que ocurre en el caso del voto nulo, la decisión ciudadana de abstenerse tiene escasos efectos en la composición parlamentaria, por lo que puede mantener el statu quo sin conseguir el objetivo de introducir más voces en el parlamento y reducir los escaños de los partidos nolesvotes (PP, PSOE, CiU).

En otras palabras, abstenerse sirve de tanto o menos que un voto nulo. En un país en que el voto no es obligatorio, no se puede establecer la diferencia entre cuánta gente se ha abstenido porque le da igual y cuánta gente se ha abstenido porque está en contra del sistema. Incluso votar nulo, que sí que permite establecer esa diferencia, no sirve para cambiar las cosas, dado que los votos nulos se olvidan pasados unos días de las elecciones.

Hay quien aboga por votar en blanco, pero también hay que llevar cuidado con eso. Las matemáticas según nuestra Ley Electoral hacen que los votos en blanco reduzcan los porcentajes válidos de votos de otras formaciones y como, según la Ley D’Hont toda formación que consiga menos del 3% de los votos válidos está automáticamente eliminada, provincia a provincia. Esto provoca casos como los de las últimas elecciones generales, en el que formaciones como Izquierda Unida, con 200.000 votos globales más que CiU, consiguió 8 escaños menos (10 de CiU contra 2 de IU) y se quedó sin poder formar grupo parlamentario, o UPyD, con prácticamente los mismos votos globales que el PNV, consiguió 5 escaños menos (6 del PNV contra 1 de UPyD).

Para que nos hagamos una idea, esos 13 escaños de formaciones alternativas nos habrían venido muy bien para que en estas elecciones hubiese una tercera urna y pudiésemos votar en referéndum si nos parece bien o mal la reforma de la Constitución.

Sin duda nuestro sistema necesita un cambio, pero está claro que las grandes formaciones políticas no están dispuestas a ponerse de acuerdo, al menos para esto. Es curioso que durante esta legislatura sí se ha cambiado la ley electoral… para dificultar a los partidos nuevos o minoritarios la posibilidad de presentarse a las elecciones, exigiéndoles avales.

La única manera que tenemos de cambiar el sistema es cambiar la composición de sus sistemas de gobierno, desde los ayuntamientos hasta el Congreso de los Diputados, despidiendo a los que hasta ahora no han cumplido su función. Aunque eso requiere una gran movilización colectiva, acciones en la calle, en las redes sociales y de todas las maneras posibles, no podemos olvidar la manera más democrática de tomar decisiones: votar. Para que tu voto realmente cambie las cosas el próximo 20N no puedes pensar en votar al PP para castigar al PSOE, o al PSOE porque crees que Rubalcaba es más de izquierdas que Zapatero, o abstenerte porque piensas que quien de verdad manda son los mercados. Hay más opciones. Dales por lo menos el beneficio de la duda.

Curiosamente son esas otras opciones las que más propuestas han llevado a la mesa del Congreso durante los últimos cuatro años, propuestas que ni siquiera se han votado o que han sido denegadas más de una vez por los mismos de siempre. Curiosamente esos partidos son los que están a favor de la dación en pago, de reestructurar las políticas de derechos de autor con arreglo a la realidad de la sociedad de la información, de no criminalizar el uso de Internet, de limitar los privilegios de los políticos, de hacer pagar a los bancos por los préstamos que ha asumido el estado…

No utilices casi todos los medios a tu alcance para cambiar las cosas. Utilízalos todos. Vota a otros.

No somos de izquierdas ni de derechas…

… somos los de abajo y vamos a por los de arriba.

No somos ni de izquierda ni de derecha. Somos los de abajo y vamos a por los de arriba.

Así reza una de las frases más utilizadas por aquellos a quienes nos llaman indignados. Y, sin duda, estamos indignados. Tras la manifestación del 15-M en Madrid y con las sucesivas acampadas y manifestaciones que se han producido a lo largo y ancho, no solo de este país, sino del mundo entero, es evidente que, independientemente de la ideología de cada uno, los ciudadanos estamos hartos y, por supuesto, indignados con la clase política, o mejor dicho, la clase gobernante.

Sin duda entre los indignados hay gente de izquierdas, igual que hay gente de derechas. La sociedad es demasiado variada y nos empeñamos en poner etiquetas a todo. ¿Queréis etiquietas? Pues pongamos también etiquetas a quienes nos han metido, o no nos han sacado de la crisis que hoy deshaucia a familias que no pueden afrontar sus hipotecas, que obliga a padres y madres en paro a volver a casa de los abuelos y que, de la nada, comienza a atacar derechos fundamentales como la educación y la sanidad, que tanto nos había costado ganar.

La etiqueta que tenemos que ponerles es la de despedido. Su trabajo, señores gobernantes, era servir a quien, según la Constitución Española, tiene la soberanía realmente: el pueblo. Esos, si no han cambiado las cosas en casi 33 años, somos todos nosotros. Pocos de los que conformamos ahora “el pueblo” tuvimos la oportunidad de votar esa Constitución, que ahora necesita unos retoques, pero sin duda esa parte nos gusta. Y precisamente por eso, porque nosotros les contratamos hace poco menos de cuatro años, hoy vamos a despedirles.

Somos simples peones, pero somos muchos

Nuestra clase gobernante ha estado más preocupada de llenarse los bolsillos en tiempos de bonanza económica, que de trabajar para la gente que les votó. Ha estado más ocupada en echarse los trastos a la cabeza y en pelearse que en buscar consenso y soluciones. Por contra, la sociedad, independientemente de su ideología, ha conseguido establecer un consenso de mínimos y decir exactamente lo que quiere. Si los gobernantes están al servicio de los ciudadanos, ¿no deberían escucharles?

Menos mal que nuestra democracia no les permite salir elegidos eternamente. El próximo 20 de noviembre la democracia nos permite elegir. Sí, es un sistema que necesita grandísimas mejoras. La crisis actual lo ha dejado bien patente. Nuestro sistema es obvio que se puede mejorar, y debe mejorar. Pero está claro que los de siempre no lo van a mejorar. Ya han tenido mucho tiempo para intentarlo.

Ahora nos toca mover ficha a nosotros. Puede que solo seamos peones, pero somos muchísimos peones. El próximo 20 de noviembre, no les votes. Vota a otros.

A %d blogueros les gusta esto: