#
votaaotros | archivo

constitución

Esta etiqueta está asociada a la entrada 1

Del derecho a manifestarse

Artículo 21.

1. Se reconoce el derecho de reunión pacifica y sin armas. El ejercicio de este derecho no necesitará autorización previa.

2. En los casos de reuniones en lugares de tránsito público y manifestaciones se dará comunicación previa a la autoridad, que sólo podrá prohibirlas cuando existan razones fundadas de alteración del orden público, con peligro para personas o bienes.

Manifestación pacífica el 25S en Plaza de Neptuno, Madrid

Nuestra querida Constitución que ya está pidiendo actualizaciones por todas partes dejaba bien claro allá por el año 1978 que eso de que el Estado no deje reunirse a los ciudadanos no es bueno. Concretamente en el artículo 21 que se lee arriba, se deja bien claro que se reconoce el derecho ciudadano de reunión siempre que sea pacífica y sin armas, sin autorización previa.

Como excepción a la norma, siempre que esa reunión se realice en un lugar de tránsito público, la reunión debe comunicarse en los plazos que estipule la ley, para que solo si hay razones fundadas de alteración del orden público, con peligro para personas o bienes, esa reunión en lugar público sí puede ser prohibida.

Eso dice la Constitución.

Cualquier Ley Orgánica, las leyes de mayor nivel justo por debajo de la Constitución, debe por tanto adecuarse a estas leves restricciones: pacífica, sin armas y sin alteración del orden público con peligro para personas o bienes.

Hoy, Doña Cristina Cifuentes apuesta por “modular” la Ley de manifestación porque esta es “muy permisiva”. Y tanto que es permisiva. Se permite toda. La Constitución, en este caso, la norma de referencia, prohíbe prohibir. Solo en el caso de ser violenta, o de haber peligro de la integridad física de las personas o bienes, puede prohibirse. Solo en esos casos. En ningún otro.

¿Modular, Doña Cristina? Lo único que puede sacarse de la manga la señora Cifuentes es la definición de qué es peligroso. Tal vez se asuma el peligro evidente y real de que la policía ataque a los manifestantes como un peligro para la integridad física y, por el simple hecho de proteger a los manifestantes de la policía, doña Cifuentes decida que puede “modular” su derecho. Es por su propio bien.

Por mucho que nos dijeran, cuando en Sol se estableció un campamento permanente el año pasado, después del 15M, la gente solo estaba ejerciendo un derecho constitucional, pacíficamente. Y nadie podía prohibirlo. Tal vez va siendo hora de volver a hacerlo otra vez, no vaya a ser que salir a la calle vaya a ser delito.

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: